NADA ES PEOR

Nada es peor de la mentira que silenciar la verdad. ¿Por qué la prensa del otro cuenta otras versiones?

Al revisar los acontecimientos de mayor impacto en la historia de la humanidad, sus causas, las personalidades que intervinieron en ellos y la realidad de su entorno político y social, la cual y como siempre, los vencedores nos la hicieron aprender de una versión que les convenía, descubrimos tantas verdades tergiversadas, declaraciones manipuladas y derechos humanos vilmente violados. 

En “Deseos de poder”, ha procurado su autor analizar y revelar la parte de la historia ocultada que interesa al conflicto árabe israelí, y que marcó la humanidad a lo largo de los últimos tres o cuatro siglos, comenzando con la influencia de la masonería, de los illuminati y del club Bilderberg, en las grandes revoluciones, francesa, inglesa y americana, y en las dos guerras mundiales del siglo pasado, para conducirnos a la situación de atascamiento actual causado por el radicalismo de ambas partes.

Cada cuestión tiene sus luchas y enfrentamientos. Hoy día, los titulares de la prensa particularmente la occidental, o sea cualquiera que no sea árabe o de la región, nos destellan con falsas esperanzas que pueden florecer de unas negociaciones, y que si llegan a fracasarse, entonces se culpará a la parte palestina por exagerar tanto en sus reivindicaciones aunque fueran estas la recuperación de quinta parte de lo que se le quitó ilegalmente de tierras y bienes, sin olvidar el sufrimiento y humillación que sufren desde hace más de medio siglo, la separación de los miembros de una misma familia…etc.

Las negociaciones actuales en tiempo de Barak Obama, son como una comedia que no provoca ni siquiera la risa, tal como lo describe un periódico israelí. Nadie dentro ni fuera de Israel cree que Netanyahu sea capaz de aceptar o rechazar algo. No hay ningún sionista en el mundo que acepte la dualidad nacional en Palestina. Los palestinos jamás serán judíos, y tampoco los israelíes serían árabes. Muchos palestinos no confían en estas negociaciones por conocer el resultado de muchas anteriores y por supuesto jamás se conformarán con algo que no sea un estado. Si de las negociaciones no nacen dos estados, serán como las demás anteriores, una pérdida de tiempo y un engaño a los palestinos, y que en ese caso no esperaríamos salvo más guerras, destrucción e inestabilidad regional y amenazas de grupos más radicales tipo AlQaeda y Jihad islámica.

 PARA MÁS INFORMACIÓN: editor@editoriallampedusa.es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NADA ES PEOR y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.