La libertad de la palabra es el prologo de la democracia

La libertad de la palabra es el prologo de la democracia

La pretensión de olvidar distorsiona toda nuestra memoria y altera nuestra conciencia. El derecho del ciudadano al conocimiento es un derecho sagrado, es lo que aprendimos desde tiempos inmemorables, y para fraguar estos derechos entramos en guerras crueles a lo largo de nuestra historia. Esta historia nos enseñó también que el mundo de la codicia y la corrupción es la norma para los fuertes. Un pequeño grupo de apoderados, encubiertos bajo cargos de diversa índole, está intentando, si no lo ha conseguido ya, de apoderarse de todos los mercados financieros mundiales. Controlan más del sesenta por ciento de la riqueza mundial y ganan muchísimo de las crisis financieras, provocadas y controladas por estos magnates de la  Banca y del Wall Street. Por esto, no debe extrañarnos encontrar que la mayoría de las leyes estén determinadas por las fuerzas económicas y por las cuestiones internacionales; guerras, revoluciones, ocupación, petróleo, enemigo invisible, la industria militar y farmacéutica…etc. ¿Cuánta gente quiso hablar por quienes no tienen voz y fracasó?

Las grandes guerras mundiales no fueron motivados solo por ideologías, también hubo otros motivos económicos, robo de riquezas de los perdedores, someter a los pueblos…etc. Los templarios, la masonería, los illuminati, los bilderbergers, todos forman la antesala del poder absoluto, camuflado por las sociedades secretas dirigidas por los altos cargos directivos de las grandes bancas mundiales. En los subtítulos siguientes se da una pincelada y comentarios donde la voz de la verdad esta apagada, y el autor de Deseos de poder pretende alzarla en busca de la razón y de la justicia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La libertad de la palabra es el prologo de la democracia. Guarda el enlace permanente.