LIBIA: OPERACIÓN “EL AMANECER DE LA ODISEA”

Libia: operación, “El amanecer de la Odisea”

¿Es la guerra civil inducida malvadamente por el dictador, o es el ensayo para frenar las revueltas árabes que exigen el cambio de sistemas políticos?

Tantas interrogaciones pasan por la mente de todos los que seguimos la revolución libia. Merece la pena recordarnos algunas:

 

¿Por qué la intervención de la coalición llegó tarde?

¿Cuáles son en realidad los objetivos: proteger los civiles o ayudar la oposición para llegar al poder?

¿Por qué esta discordancia de llevar el liderazgo entre los países participante en la coalición?

¿Por qué esta hipocresía de los árabes respecto a lo que pasa en Bahréin, en Yemen, Siria y en Libia?

¿Será acaso que no encuentren a un Karazai árabe como un vasallo para liderar un gobierno títere en Libia?

¿Por qué la discordancia en las declaraciones de responsables políticos o militares estadounidenses como el Almirante Michael Mullen[1] que reconoció “Gaddafi podría quedarse en el poder al concluirse la operación” y con las del presidente Obama “Gaddafi debe marcharse, ha perdido toda legalidad como dirigente”?

¿Cuál es el principal objetivo estadounidense, será la protección de la población o el derrocamiento del dictador?

¿Acabaría la limitación de los objetivos en fracaso? Como lo declaró Stephen Hadley, Consejero de Seguridad Nacional del Presidente George W. Bush y arquitecto de la invasión de Irak, (He feared the limited approach “could set us up for failure.”[2]

¿Por qué la vacilación y la tardanza de la decisión estadounidense para intervenir en la operación “El amanecer de la odisea”, hasta que se lo pidió la Liga Árabe?

¿Tiene Francia diferentes intereses en norte áfrica, o espera tener más en el futuro, o quizás quiere lavar su negativa reputación al apoyar al presidente tunecino Ben Ali hasta su huida?

¿Es en realidad el remordimiento occidental impulsado por su sentido democrático y como defensor de la ley del derecho, aunque este sentido democrático sea aplicado sólo para sus pueblos, que hasta hace poco había apoyado a sátrapas y a dictadores llegando, incluso, a rehabilitar al libio y dejarles como guardianes de sus intereses durante décadas?

Existen ciertos “hipócritas” países árabes que tienen su doble vara de medición, sin que se interese occidente por los motivos que puedan tener. Estos países apoyaron por ejemplo la ayuda militar saudí a Bahréin, están en cierto modo paralizados ante las revueltas de Yemen… No se sabe si ¿es el miedo a que se caigan también sus sistemas políticos, o si vendieran al libio a cambio de la protección del reino de Bahréin, o por ser el libio más inhumano en masacrar a su pueblo? Y por esto, la intervención militar de los antiguos colonialistas (Francia, Inglaterra e Italia), sea permitida, al tiempo que cerramos los ojos a lo que está pasando en Yemen a manos del régimen aliado de EE.UU., y el envío de tropas sauditas a Bahréin, puede que algún día sepamos la razón de ello: frenar el avance de los chiitas aliados de Irán hacia Arabia Saudí o proteger las instituciones vitales Bahreinís, como lo estipula la constitución del Consejo de Colaboración de los países del Golfo. Nadie duda de la importancia estratégica de estos dos países, particularmente, para EE.UU, y con toda seguridad, siendo esta importancia más que la Libia a pesar de su petróleo y cercanía a Europa.

Por otro lado, ¿por qué percibimos cada día más armamentos en manos de Gaddafi a pesar del embargo impuesto para su venta, y vemos el número creciente de los mercenarios entre las filas afines a su régimen?

Hay indicios de que las tropas de Gaddafi no han respetado a los civiles desarmados en las ciudades claves en su agenda de conquista, ni se cumplieran las condiciones de la resolución número 1973 del Consejo de Seguridad. Los civiles necesitan ahora más protección que hace dos semanas, cuando occidente tenía la oportunidad de frenar las tropas de Gaddafi y mantenerla fuera de las ciudades y consecuentemente ahorrar la vida de más de seis mil victimas innecesarias, según las estadísticas de miembros del Consejo Transicional Nacional Libio. ¿Dónde están las ayudas humanitarias vitales para la población gravemente herida y cercada? ¿Por qué no se restaura el suministro de agua y de electricidad en las ciudades cercadas por tropas de Gaddafi?

Sabemos que en las guerras ambos contendientes acaban perdiendo y el único ganador son los comerciantes de armas. ¿Será esta la razón de vivir cada 8-10 años una escena bélica a grandes escalas, y precisamente, en la región donde se acumula el petrodólar? Más aún, entrevistados libios por diferentes cadenas de noticias, sospechan, sin dar pruebas, que el principal suministrador de equipos de armamentos militares es Israel. Lo temen por lo modernos y cuantiosos armamentos que se han notado en el poder de las tropas de Gaddafi. Él disponía de armas de tiempos de la URSS y de China, actualmente en desuso en muchos países considerados clientes de estos dos países.

 

¿Hay en realidad una fisura en la coalición?

¿Es verdad que ninguno de los países participantes en la operación “El amanecer de la Odisea” quiera tomar el liderazgo de las operaciones militares al dejarlo los EE.UU.? La explicación de la tardanza de intervención de éstos puede ser  porque buscaron la forma de esconderse detrás de los europeos, y que no quieren meterse en otra aventura cuando aún no han salido del barullo de Irak y Afganistán. Todos han esperado la aceptación de la Liga Árabe para formar parte de la coalición, como si de verdad hiciera falta este permiso, ya que la Liga no tuvo un papel ni una consideración durante la invasión norteamericana de Irak (2003), ni la israelí contra el Líbano (2006) ni la de Gaza en (2008-2009). Pero ¿por qué ahora’ se pregunta el ciudadano árabe y el liberal occidental.

Susan Rice, secretaria asesora en asuntos de África en la administración de Clinton que inició su mandato en los años noventa del siglo pasado, marcado por los genocidios en Ruanda y que se mantuvo insensible, ahora es la primera persona que defiende la intervención en Libia, quizás lo esté haciendo por remordimiento de conciencia.

Los pueblos árabes no se fían más en occidente, y razones tienen, bastante, ni en su democracia que la ve practicada sólo para defender al ciudadano occidental. El ejemplo está en los casos de Irak, de Afganistán y de Palestina. Cada político lo defiende por su interés personal. Obama que aspira a un nuevo mandato, Cameron y Sarkozy para reafirmar sus autoridades que está lo más bajo para el segundo. Y para los demás países encontramos en las inversiones en Libia: por ejemplo de Rusia que alcanzan los 4 mil millones de dólares; de Turquía otros tantos y de Alemania más que el doble, la razón de esa reticencia. ¿Son estos intereses lo que ha marcado la postura de estos países a la hora de la votación  de la resolución 1973 en el Consejo de Seguridad respecto a la intervención en Libia? E Italia cuyo presidente le gana a Gaddafi en sus fechorías y sarcasmo político, ¿estará motivado por el apetito colonialista italiano en África del siglo pasado?

Los títeres de entre los líderes árabes deben aprender la lección de los dos presidentes derrocados de Egipto y de Túnez. Deben abandonar sus puestos de “comisionados” en el poder antes de que les sea tarde. Más vale ser nombrado como “expresidente” que el “derrocado presidente”. Ser un siervo de alguien no sirve a nadie. Los miles de millones de euros de Gaddafi no le servirán, lo está derrochando en una causa perdida. Sólo lo hará para pagar las facturas de occidente, derrocándolo, y a pesar de haberlo rehabilitado y aceptado en la escena diplomática internacional. Gaddafi ha cedido todo, sus millones, su proyecto nuclear, su dignidad al reconocer su terrorismo contra civiles occidentales y ahora contra su propia población. ¿Cómo esperamos que lo trate el mundo, y los propios súbditos libios?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s