¿CUÁL ES EL NUEVO ESCENARIO BÉLICO EN LIBIA?

Argumentos que el Consejo Nacional transitorio Interino (CNTI) no alcanza a comprender.

 ¿A dónde llegará la destrucción en Libia? ¿Es la riqueza de Gadafi, reflejada por sus mil millones de euros depositados en la banca europea y estadounidense, o el petróleo libio lo que condiciona la respuesta del mundo “libre” ante las masacres del dictador libio?

¿Cuál es el nuevo ensayo de la OTAN?

¿Por qué estamos percibiendo la discrepancia de ver el verdadero objetivo; protección de civiles, entre los países integrantes de la alianza?

¿Por qué decidieron los Estados Unidos retirar, antes de completar los objetivos, su fuerza militar?

¿Acaso la fuerza militar, encargada de proteger a los ciudadanos libios, no es capaz de eliminar, de una vez y en pocos días, como se esperaba, la amenaza del nuevo Nerón de Libia?

Hace poco hemos presenciado, igualmente, la caída del régimen iraquí de Saddam Hussein tras los ataques de la coalición que duraron apenas tres semanas, y que disponía de un poderío militar veinte veces más numeroso y sólido que el libio, pero ahora y tras cuatro semanas seguimos en el primer cuadrante sin cambiar el panorama de la escena bélica y sin modificar las expectativas de un futuro cercano para la población civil a pesar de disponer de más de 190 aviones y cazabombarderos, 18 barcos de guerra enfrente del litoral libio y a pesar de la anulación total de la aviación de Gadafi.

En realidad observamos todo lo contrario, el topo dictador, de vez en cuando, sale a la superficie para recordar al mundo su decisión de limpiar Libia de su población que ha negado seguir sumisa a las locuras de su sanguinario y represivo dictador. ¿Cómo pudieron fracasar los ingleses, franceses y estadounidenses y no consiguieron la total destrucción de la maquinaria bélica terrestre de Gadafi? Y ¿Cómo le sigue llegando más y más mercenarios? ¿Cómo ha conseguido Gadafi burlar el embargo internacional para recibir nuevo armamento pesado con tanques ultramodernos?

Las cadenas de noticias llegaron a difundir informes sin confirmar de armamento sofisticado de procedencia israelí, así como tanques rusos de última versión. Los revolucionarios libios parecen entender que a occidente sólo le interesa la venta de armas, y cuánto más sea la destrucción del país más ganancias obtendrá a la hora de reconstruirlo.

¿Por qué no percibimos presencia de los demás países árabes en la escena militar terrestre y en defensa de la población libia? No cabe duda, si exceptuamos a Egipto y a Túnez, que los demás países árabes están en situación de cuestionable legitimidad por contar con semejantes condiciones que incitan a la población a levantarse en reclamación de su libertad, su dignidad y la participación real en el poder. Motivo que también les alarma por dar un precedente si les llegase la comparable situación para pedir la intervención extranjera en defensa y apoyo de las reivindicaciones de la población.

Los libios quieren frenar las masacres de niños, mujeres y ancianos y ahorrar más muertes y por ello solicitan mejor y más coordinación de la fuerza de la OTAN. Piden la adquisición de nuevo armamento, defensivo, para poder enfrentarse a las fuerzas del dictador. El temor de occidente que el armamento caiga en manos de extremistas, no tiene razón de ser. Son excusas emitidas del propio dictador y lo lamentable fue que caímos todos en esa trampa.

El pueblo cercado e impotente por no disponer de armamento capaz de equilibrar la fuerza de Gadafi. La falta de buena organización, la carencia de líderes con verdadera autoridad y madera de dirigir las batallas (Gadafi procuró eliminar toda posibilidad de la existencia de grupo potencial opositor en el ejército), y conservar las ciudades liberadas del dominio de las fuerzas leales a Gadafi y la aparente división entre quienes dirigen el CNTI en su estrategia y antiguos opositores a Gadafi que no ocultan sus pretensiones de liderar la revolución, incrementa todavía más la incertidumbre a la hora de defender la población civil.

Algunos opositores refugiados en EE UU volvieron y con la esperanza de recibir armamento pesado de este país, pero fueron defraudados por la negativa de Washington. Así mismo, armar y entrenar a los revolucionarios requeriría varias semanas si no meses para formar una tropa núcleo de futuro ejército. Ha habido intentos de buscar salida diplomática a la actual situación oscilante entre no ganador y no perdedor. Una delegación del Consejo africano, una propuesta de Turquía y la última reunión en Qatar del “grupo de contacto sobre Libia” no han aportado mucho para agilizar las operaciones de la OTAN y calmar las ansiedades de la población.

La división entre la población es, con el paso del tiempo, más profunda que llevará al país a un punto sin retorno hacia una temible guerra civil. Es verdad que Gadafi mantiene leal a una parte de la población, y el CNTI, a pesar del apoyo de la mayor parte de la población, no da señales de concluir la contienda. Percibimos cada día mayor la frustración del pueblo originada por la absoluta negación de la realidad reflejada en estas facetas de su lucha hacia la libertad: dejarles sin los deseados resultados que pueda aportar una intervención militar decisiva por parte de la OTAN; sin ayuda logística en todos los frentes y la necesidad de suministro de armas pesadas, todo esto hace su frustración aún mayor porque una sola opción no cumple con las exigencias. Hace pocos años se consideró la cuestión de los derechos humanos como un objetivo más en la política exterior internacional, y estadounidense en particular, durante la legislatura de Jimmy Carter en los años ochenta del siglo pasado, para convertirse en un tema excusa y de lucha internacional para inmiscuirse en los asuntos internos de cualquier país que no respetara esos derechos. Pero otra vez más, los EE UU han desenmascarado su doble vara de medición al aplicar diferentes medidas: se prestaron de forma total como un defensor acérrimo de los violados derechos humanos en Irán, y lo hicieron de forma tímida y parcial cuando defendieron los derechos de los manifestantes lideradas por los estudiantes de la República Popular China, conocidas como las protestas o la masacre de la Plaza de Tian’anmen que ocurrieron entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989, y lo que es lamentable, ver la negativa o la ausencia total de esa defensa de derechos humanos en Palestina.

¿Por qué el empeño de los Estados Unidos de buscar un país refugio para Gadafi, de los que no han firmado el tratado de Roma, el cual exige la entrega de personas buscadas por el órgano judicial principal representado por La Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas? Hemos escuchado más de una vez las declaraciones de mandatarios (de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos) que no se depondrán las armas de la alianza OTAN hasta que renuncie Gadafi. Pero éste fue considerado como criminal de guerra, un terrorista, exterminador de su pueblo, un descerebrado dispuesto de quemarlo todo y una larga lista de semejantes adjetivos, y ¿a qué esperan para detenerle y llevarlo a juicio como lo hicieron con Noriega de Panamá por ejemplo?

En 1989 los Estados Un idos invadieron militarmente Panamá provocando numerosas muertes tanto civiles como militares y causando el desmantelamiento de las fuerzas militares panameñas, el caos económico y social en el país y la posterior rendición y arresto de Noriega. En 1992 fue juzgado en los Estados Unidos y condenado a una pena de 40 años de reclusión, bajo la acusación de estar relacionado con el cártel de Medellín. Estamos ante un futuro incierto y penoso del final de esa guerra que no se vislumbra cercano y, por consiguiente, el número de muertes innecesarias y la destrucción se esperan mayores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿CUÁL ES EL NUEVO ESCENARIO BÉLICO EN LIBIA?. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿CUÁL ES EL NUEVO ESCENARIO BÉLICO EN LIBIA?

  1. Luis Salcedo dijo:

    complejo el escenario…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s