LA VERDAD A MEDIAS

La verdad a medias

¿Cómo seleccionamos en Occidente a nuestros enemigos?

Occidente en general y los EEUU en particular habían aceptado hace poco la rehabilitación del terrorista Gaddafi. Blair hizo mucho a cambio de permitir a las empresas británicas invertir en suelo libio. EE UU  aceptó a Gaddafi por llevar sus millones a los bancos norteamericanos. El dinero libio invertido en España es relativamente poco. Pero y a pesar de ello, Occidente se le mordió la conciencia y se ha movido para proteger a los libios. Esto es verdad en parte. El dinero de Gaddafi suma más de 200.000 millones de dólares en los bancos occidentales y retenerlo es una buena inversión.

En siria la matanza de civiles truncó la vida de más de dos mil víctimas en más de cuatro meses. En Yemen el curso de la guerra va paralelo al de libia y no hemos visto a las fuerzas de la OTAN interesarse por estas muertes. En Bahréin se dio la espalda a las revueltas pacíficas. Incluso el reino bahreiní prefirió cambiar la faz de la Plaza de la Perla, (o la de Tahrir) para evitar más congregaciones populares. No hablemos de los demás regímenes árabes del golfo y de Arabia Saudita. Y las atrocidades cometidas en Palestina, sí Palestina tierra de lucha olvidada desde hace más de seis décadas. Sólo oímos condenas y llamadas a los respectivos gobiernos para contenerse y acelerar las reformas. ¿Cuándo veremos los liberadores de Trípoli socorrer a ciudadanos de las otras capitales árabes? ¿Hasta cuándo los “amigos” tiranos líderes árabes estarán en el poder?  

Occidente fue sorprendido por las revueltas en Túnez y Egipto. No puede permitir perder su feudo en la región. Está aprovechando la oportunidad para limpiar su reputación tras los desastres cometidos en Afganistán e Irak. Aquí, ha caído el estandarte de la falsa democracia prometida y el de la protección de los derechos humanos tras la vil destrucción de las ciudades iraquíes y la amnistía consentida a los soldados de la OTAN. Más de un millón de muerte entre civiles. Un cuarto de millón de nacimientos con deformidades causadas por las armas de uranio empobrecido. No nos engañemos, lo que mueve a occidente son los intereses en la región. Curiosamente hoy se anuncia que el daño causado por la revolución árabe asciende a 2.4 billones de dólares. La materia del reparo la exportará principalmente Occidente. Esto puede que ayude a levantar su economía.

La primavera árabe durará muchos años. La historia es cíclica. Occidente volverá a cometer los mismos fallos de antaño o hacernos deslumbrar por sus principios que vela para que prevalezcan entre sus pueblos, pero los demás pueblos no olvidarán ni renunciarán a sus derechos y libertades. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LA VERDAD A MEDIAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s