DEMOCRACIA E HIPOCRESÍA DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

Democracia e hipocresía de la Comunidad internacional

La paradoja está al encontrar al presidente de la Autoridad Palestina el  Sr. Mahmoud Abbas, siendo el mismo arquitecto de los Acuerdos de Oslo, quien vaya a las Naciones Unidas pidiendo auxilio, y con modesta petición que debió haberse presentado hace décadas, el reconocimiento de ser miembro más en las Naciones Unidas de Palestina. La firma de esos acuerdos en 1993 estipuló la creación del estado palestino en el plazo de los cinco años siguientes. Pero nada recibieron los palestinos a través de interminables negociaciones humillantes que no condujeron al reconocimiento de algún objetivo palestino. Abbas se dirige a las NN UU por la frustración que obtuvo después de veinte años de negociaciones, regentadas con el guión israelí y la batuta norteamericana, que pretendían siempre volver al principio, o sea a ningún sitio. Abbas pide el reconocimiento de estado palestino sabiendo que esto será por ahora un estado ilusorio sobre papeles, sin frontera ni autoridad verdadera. Él sabe muy bien que anteriormente hubo numerosas resoluciones de esta misma seda a favor de los palestinos y nada se aplicó sobre el terreno. Pero, por lo menos, habrá demostrado al mundo entero, que nadie duda, la conspiración que ejercen los EE UU, y la doble cara que tienen en el trato con los pueblos de la región de Oriente Próximo. ¿Hará algo el resto del mundo? Ojalá la conciencia mundial, y en especial la de los grandes, vuelva a marcar conductas que tanto hemos confiado durante más de medio siglo.

Esta osada petición de Abbas habrá demostrado al mundo entero que los consecutivos gobiernos israelíes fueron los que torpedearon el proceso de paz; ya si pretendes hace la paz con tu adversario, por lo menos, habrías dado señales de ello, no complicarías cada vez más el status quo para ramificar el camino hasta la meta que se ve más inalcanzable: ampliación de asentamientos, o colonias en Cisjordania; el muro de la vergüenza; su arrogancia ajena a cualquier trato diplomático con sus vecinos y aliados… Los israelíes dramatizan esta nueva coyuntura palestina y han conseguido el apoyo de Obama, acaso les había faltado alguna vez, echando éste toda su iniciativa que sostuvo la creación de dos estados de septiembre del año pasado, aparte de muchos eslóganes en pro de los derecho humanos…

Democracia selecta y defensa de los derechos humanos son la falsa política de occidente.

Obama es acusado por el congresista norteamericano Joe Walsh de ser débil con su respuesta a Abbas. No debía permitir esta rebeldía…etc., pero se olvidan que Obama demostró su debilidad desde que cambió su política en la región y adoptó la postura israelí, la de su PM, Netenyahu y por mencionar algo citamos su cesión al cambiar su opinión hacia los asentamientos en Cisjordania.

La gran farsa es lo que llamamos la comunidad internacional representada principalmente por los EE UU, y Gran Bretaña y sus aliados de las grandes potencias europeas. ¿Qué nos venden? Democracia selecta, encubierta con su hipocresía. Durante los últimos 30 años y los EE UU, como únicos patrocinadores de las negociaciones de paz, sólo hicieron frenar y desviar el proceso de paz. Son el verdugo y el juez al mismo tiempo. Según el historiador Chomsky, EE UU es el núcleo del terrorismo mundial. La realidad de la civilización norteamericana fue que se fundó sobre la exterminación de otra. Lo mismo que comete su hija bastarda, Israel. ¿Y qué recibe sino la protección y la financiación de los EE UU? La ocupación israelí, única por sus características, no pretende solamente la humillación del pueblo palestino sino obligarle a su expulsión de su tierra.

¿Cuántas guerras y crímenes han cometido en Vietnam, Salvador, Honduras, Guatemala, Irak y Afganistán con centenares de miles de víctimas civiles?  ¿Cuántos nombres de estas víctimas se conocen? Unos cuantos. Pero los nombre de los 2749 muertos durante el 11-S están solemnemente registrados. Igualmente, ¿a cuántos de las víctimas no judíos de las guerras mundiales se conocen sus nombres? Pero los del holocausto es lo único que está en nuestra mente. ¿Cuánta gente se acuerda del número de los caídos de todos los países participantes? Pero el número de seis millones del exterminio nazi lo sabemos todos. El concepto de la guerra contra el terrorismo es, en realidad, la lucha por los intereses del poder económico y la hegemonía militar. Lo que hemos aprendido desde la Segunda Guerra Mundial respecto a los caracteriza a los EE UU es solo violencia, terror, acaparamiento y ocultación de la realidad. Dichosa democracia y dichosa civilización. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en DEMOCRACIA E HIPOCRESÍA DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s