El perpetuo discurso del desastre judío

El perpetuo discurso del desastre judío

El 15 de mayo es el aniversario de dos acontecimientos, representa la creación de nuevo estado, el israelí y es el mismo de la aniquilación de otro, el pueblo palestino.

Han transcurrido sesenta y cuatro años desde la creación de la entidad israelí dándole la forma de un estado y lo único que estos años confirman es la HIPOCRESÍA DE LA DEMOCRACIA DEL LLAMADO “PRIMER MUNDO”.  Esta democracia es la mezcla de la apatía occidental hacia la injusticia afligida al pueblo palestino, la complicidad europea, la desorientación árabe que orbita en torno de la política norteamericana guisada en el think tank sionista y dirigida directamente por sus elementos, no sólo en la escena nacional, sino también en la mundial, sometiendo o chantajeando a numerosos gobiernos para servir un único interés: conseguir el apoyo para sus políticas cuyo objetivo es la guerra contra países árabes e islámicos que desemboca en beneficio de Israel en primer lugar.

Por otro lado está la otra imagen de un pueblo cuyos bienes son diariamente usurpados, bajo observación directa de los organismos internacional de la ley y del derecho humano:  MILES DE DETENIDOS PALESTINOS, SIN ACUSACIÓN ALGUNA QUE LLEVAN ALGUNOS HASTA MÁS DE 20 AÑOSEN LAS CÁRCELES ISRAELÍES, sufren de la negación de sus derechos más elementales, de la humillación y del maltrato; Miles de palestinos que viven a pocos kilómetros de Jerusalén y los mismos ciudadanos de esta Santa ciudad, sin embargo, se les niega el desplazamiento hasta los lugares santos para poder cumplir con sus creencias religiosas, tanto musulmanes como cristianos; Centenares de miles de refugiados se les niega el permiso de volver a su tierra natal, aunque sea de corta visita a sus familiares en Palestina; Miles de ciudadanos cuyas casas, el fruto de los ahorros de muchos años del esfuerzo de todos los miembros de la familia, han sido derribadas porque obstaculizan los proyectos de la ocupación.

Refugiados palestinos con lo que pudieron llevar de sus pertinencia abandonado sus casas en 1948.

Campamento de refugiados palestinos en Líbano 1948.

También están los nombres de todas estas víctimas del holocausto donde aparecen centenares de miles bien identificados con nombre y apellidos. Como paradojas, por un lado, se desconocen los millones de víctimas que padecieron de la expulsión de sus casas y tierras y en el otro se cuidan los supervivientes y se indemnizan, o bien por sus verdugos, o bien por los países que colaboraron en su genocidio, y ahora parece que se le despertó la conciencia y quieren aliviar su remordimiento. En realidad el sufrimiento de este último grupo es motivo para promover la fabricación de una empresa política que protege la seguridad y afirma la estrategia de aquellos que dominan en sus garras el think tank sionista, conocedor de todos los métodos de extorsión, de oportunismo y del chantaje.

El judío israelí (en su mayoría eskenazis), que vive en Palestina actualmente no es el judío hebreo semita, sino el descendiente de otras razas ajenas a la región de Palestina histórica y de otras etneas (Khazaríes), cuyos ancestros cambiaron su paganismo por la primera religión monoteísta que conocieron.

LO LAMENTABLE ES SABER QUE ESTE MISMO JUDÍO ISRAELÍ SUFRA DEL COMPLEJO HISTÓRICO DE SU PASADO, QUE  A LA VEZ HAYA SIDO ENGAÑADO POR LOS PADRES DEL SIONISMO PARA SERVIR COMO UN INSTRUMENTO MERCANTIL DENTRO DE LA INDUSTRIA DEL HOLOCAUSTO. Igualmente, ese mismo israelí es el único que sigue convencido de creencias bíblicas, DE ESCLAVIZAR A TODOS LOS GOYIM, que contradicen la buena enseñanza de los cielos: “Y DIOS CREÓ AL SER HUMANO A SU IMAGEN Y SEMEJANZA”.

El discurso perpetuo del desastre judío se ha convertido en la fobia de su seguridad y en el horror ante los actos de la resistencia a la ocupación. Así mismo ha sido reflejado en el ostracismo en los guetos y en el victimismo constante de los judíos. A nadie se le escapa que el discurso se ha convertido en el lenguaje político para dar pretexto y justificar el segundo desastre afligido a los palestinos recurriendo a la matanza, la opresión y la agresión, no solo en Palestina, sino también contra gobiernos que no reconocen la entidad israelí como un estado, compatible y bien integrado entre los pueblos de la región, sino como una agrupación de sociedades ajenas a la misma incongruente por sus costumbres y cultura, pero que reúnen una sola coincidencia, tener los intereses imperio colonialistas  del proyecto sionista y en detrimento del progreso, el desarrollo y la paz en la región de Oriente Próximo.

Cualquiera que se atreva a criticar al gobierno de Tel Aviv es tachado como antisemita. La simple  crítica del estado de Israel es interpretada por sus líderes y defensores del proyecto sionista como un intento para retirarle su legalidad, borrarle del mapa o de destruir su entidad como estado. Cualquier acto de resistir sus atrocidades y constantes violaciones y oponerse a sus planes de expulsión de los últimos palestinos es interpretado por los líderes israelíes como un acto terrorista que devuelve a su memoria la imagen del anterior desastre.

El discurso del desastre judío en vez de convertirse en mensaje humanitario del perdón y de la paz, se ha convertido en un proyecto político colonialista de ambicioso plan, que el pueblo palestino ha pagado caro, sin ser el causante del mal que les aconteció a los judíos europeos como a otros cuarenta millones.

LOS ÁRABES EN GENERAL NADA TUVIERON QUE VER CON LOS NAZIS, PERO EL PUEBLO PALESTINO ESTÁ SUFRIENDO DE LA EXPULSIÓN, DE LAS VENGATIVAS AGRESIONES MILITARES  Y DE LOS COLONOS Y DE LA USURPACIÓN DE TODAS SUS POSESIONES  HASTA DE SU IDENTIDAD NACIONAL COMO ÁRABE PALESTINA MILENARIA. Nadie, hasta ahora, ha criticado al GOBIERNO Y RESPONSABLE israelí de forma oficial y puntual PARA FRENAR SU ARROGANCIA Y CAMBIAR SU obcecada INTRANSIGENCIA para poder llegar a esa deseada PAZ.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El perpetuo discurso del desastre judío. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El perpetuo discurso del desastre judío

  1. Abdo Tounsi dijo:

    “Cualquiera que se atreva a criticar al gobierno de Tel Aviv es tachado como antisemita” forma parte de la estrategia sionista para salvaguardar un Estado artificial, un cuerpo extraño dentro de otro cuerpo, más tarde o más pronto los anticuerpos le van a expulsar del cuerpo invadido, pero al ser un virus maligno cree que tiene la astucia suficiente para ir cambiando de aspecto y creando defensas para no ser detectado o eliminado… su destino es desaparecer por ser prefabricado a medida de un proyecto humano fuera de toda naturaleza… Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s