Terrorismo de estado.

 

“Los Estados Unidos está abandonando su papel como el campeón mundial de los derechos humanos. “Así inició el ex presidente Jimmy Carter su artículo en New York Times en junio pasado bajo título Un Récord Cruel e Inusual.

Altos funcionarios están involucrados en el asesinato de personas gracias a las legislaciones promulgadas después del 11-S. que no encuentran una significante oposición del público en general  en contra de estas acciones legislativas. “Como resultado, EE UU no tiene autoridad moral sobre temas críticos”. El ciudadano norteamericano y por culpa de estas legislaciones es víctima de detención ante cualquier sospecha de complicidad con el terrorismo. No se trata de la libertad de confesión ni expresión sino de darse el derecho para formar escuadrones de muerte que ejecutan sus misiones fuera del territorio nacional.

Eliminar a presuntos terroristas, con los métodos habituales usados por la CIA, sin su previa detención y darle el derecho a un justo juicio también es acto de terrorismo.

La pregunta es: ¿Cuánta legitimidad tendrá Washington  persiguiendo el terrorismo pero a la vez está causando la muerte de numerosos inocentes civiles?  Lo paradójico a la muerte de inocentes es que estimula a familias agraviadas a identificarse con las organizaciones terroristas.

En vez de hacer un mundo más seguro, como declaró Jimmy Carter “… los EE UU violan los derechos humanos más universales, lo cual incita a nuestro enemigos y distancia a nuestros amigo.”

En 2011 más de dos mil personas fueron asesinadas sólo en Pakistán por medio de ataques de Drones, su mayoría niños y mujeres, “… aceptando la ejecución de estos como inevitable”. En Afganistán otros actos similares como en Yemen, con colaboración de la aviación militar saudita, y en Somalia, sin ser estos dos países declarados como territorios de guerra,  aunque hayan cargado a más de 300 supuestos miembros de Al Qaeda, nada de esto se puede justificar. Según Carter la persecución mediante los drones debe ser clasificada dentro de los crímenes de “asesinatos ilegales”. El gobierno de los EE UU está violando claramente por lo menos 10 de los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada en 1948.

Washington debe cambiar de rumbo y recuperar el liderazgo moral de acuerdo con las normas internacionales de los DDHH.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s