¿Resucitación de Al Qaeda?

Image

 

¿Resucitación de Al Qaeda?

 

Al Qaeda recibe una bocanada de oxígeno después de dos años de las revueltas árabes contra regímenes dictatoriales. La reanimación parece confirmarla el conflicto nuevo en Mali.

 

En las dos últimas semanas la prensa nos quiere vender algo con lo cual estamos parcialmente de acuerdo, pero aparta de nuestro conocimiento de otra perspectiva de ver el conflicto en Mali: la visión del otro implicado, tanto la de la prensa como la de los ciudadanos de a pie, del mundo árabe y el musulmán, que me gustaría subrayar en lo siguiente:

 

¿Qué pasa con Al Qaeda? ¿No fue liquidada después del asesinato de su líder principal Ben Laden o, por lo menos, no fue esto lo que nos hicieron creer después de aquella heroica operación que constó más de una década de esfuerzo de la inteligencia y de tanto millones de dólares?  ¿No fue esto lo que nos exhibió el presidente Obama después de la muerte de aquel en su escondite de Abbottabad en Pakistán?

Nos gustaría saber cómo llegaron los islamistas al centro africano y al sahil, si no es por los fallos que se cometieron por la política de los EE UU concretamente hacia ellos, y por los errores estratégicos de demás países que se unieron contra el terrorismo, y tuvieron como escenario el mundo islámico y el árabe en concreto. También nos gustaría saber quién es el culpable de todo ello. No cabe la duda que el mejor favor para la vuelta e inserción de los yihadista en un nuevo lugar del mundo venga del caos ocasionado por la intervención de las fuerzas de la OTAN en estos países.

De entrada sabemos:

–          de donde partieron los islamistas de Al Qaeda; el país Afganistán, donde les entrenó los EE UU en la década de los setenta-ochenta del siglo pasado. También sabemos de dónde procedió el grupo llamado los “árabes afganos” (una facción islamista que su nombre lo dice todo, que iniciaron su guerra fratricida después de que el GIA ganara las elecciones en Argelia del año 1993 de la forma más democrática desde la independencia en 1962, y conocemos bien las consecuencias de impedir su ascenso al poder que saldó con más de doscientas mil muertes, porque occidente rechazó aceptar un gobierno islamista cerca de sus fronteras. Esto es historia reciente y no la podemos negar.

–          cómo llegaron los yihadista y al Qaeda a Irak, país que estuvo libre de ellos, hasta que se tomaron las decisiones de derrocar al régimen, y nos hicieron creer en la democratización de la región a manos de occidente guiado por los EE UU.

–          que la coalición intervino en Libia, no sólo como manifestaron para guardar los derechos del pueblo libio y liberarlo de una dictadura fracasada, sino por los intereses europeos en su petróleo y gas. El caos formado facilitó la llegada de sofisticado armamento a manos de los extremista, que oportunísimamente aprovecharon del desorden creado para acercarse y adentrarse en el territorio libio y también en Mali. 

–          Argelia hace pocas semanas y en concreto a finales de octubre pasado, rechazó la propuesta estadounidense ofrecida por su secretaria de Estado, la señora Clinton. Y que esta contestó de forma diplomática: “Aprecio mucho el análisis de la situación del presidente Abdelaziz Buteflika, basada en su larga experiencia, así como en la complejidad de los actores que hay que tener en cuenta, para estabilizar el norte de Mali y luchar contra el tráfico de drogas y el terrorismo que se han amparado de esta región y sus alrededores”, pero Argelia siguió negándose a participar en cualquier intervención militar insistiendo en negociar con los tuaregs como la única manera de salvaguardar el sur de su país y que sólo intervendría contra los terroristas. Ahora y tras la intervención militar francesa en Mali, Argelia está inmiscuyéndose y contra su voluntad en una guerra que su fin no parece estar a la vista.

–          cómo han llegado los yihadistas islámicos y el Frente al Nasra a tener posición activa dentro de la oposición siria como actores principales en la ofensiva militar para quitar de en medio a el Asad, con el inicial apoyo político y logístico occidental europeo: británico, franco y alemán, como estadounidense, así como el apoyo financiero y armamentístico de países de la región como Turquía, Qatar y Arabia Saudita. Últimamente al Nasra fue considerado como grupo terrorista y se cortó ese apoyo. La últimas noticias que llegan del norte de Siria hablan de la aceptación ciudadano a la presencia de miembros de al Nasra más que del ejército sirio libre simplemente porque cuida de sus asuntos sociales y cotidianos.

–          También entendemos, por otro lado, que Francia tenga este empeño para salvaguardar las minas de uranio de Níger, principal fuente de abastecer a sus centrales nucleares

–          Quizás esto último explique el por qué la soledad del país en el escenario bélico. Esta suerte cambiará gracias al último suceso de asalto a la planta de gas Argelia de In Amenas, que con la  internacionalización del conflicto Malí dará más a poyo a la intervención francesa, y a la vez prolongar el conflicto. Pero esa intervención les brindará a los extremistas un nuevo escenario de enfrentamiento, y esta vez más cercano a Europa, que sin duda Al Qaeda estuviese deseando obtener en respuesta a la guerra cruzada de Bush.

El colonialismo sigue aunque esté vestido de trajes democráticos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s