Desfachatez de la democracia occidental en el caso de Siria

 

En estas líneas no pretendo defender al régimen de Al Asad pero sí subrayar la doble vara con que occidente y los EE UU en particular miden los temas de la región del mundo árabe.
Los últimos presidentes de los EE UU han sido guiados por la agenda plantada por la AIPAC que ordena las prioridades de los objetivos e intereses de la administración. Es tan obvia la conclusión de que estos objetivos coinciden muchos con los israelíes. Las intervenciones militares estadounidenses desde la invasión de Irak en 1991 son guerras israelíes utilizando la fuerza armada norteamericana. Así que al final todos los presidentes tendrán que conferir al que lo controla todo.

Al marcar la línea roja por Obama sobre el uso de las armas químicas, supuestamente, por el régimen de Al Asad, le salió el disparo por la culata. Puede que haya sido engañado o resentido por el sentimiento de haber fracasado en el escenario sirio durante los dos años y frente a la postura ruso-china que apoyan sin disimulos al régimen, todo ello hizo hervir su sangre africana, de por sí caliente, para hacer algo “histórica” que quede reflejado en los anales de su nación. 
EE UU es el país que menos puede predicarnos de moral y derechos humanos, siendo quien haya cometido los crímenes de guerra contra Vietnam, Afganistán Yemen Irak, utilizando su arsenal de bombas atómicas, NAPALM, fósforo blanco y de racimo sin haberlo juzgado hasta el momento. Además ha defendido a su gran aliado en la región con más en más de 24 vetos en el Consejo de Seguridad cuando este pretendió condenar las violaciones de toda norma internacional por Israel. Además EE UU ha suministrado todo el arsenal de armas prohibidas por la comunidad internacional para usarla contra la población civil palestina en Gaza en más de una vez. La proliferación de armas de destrucción masiva es justificada mientras Israel posea el mayor arsenal de esta arma y nadie cuestiona el tema.
Que sepamos el régimen de Al Asad no atacó a países vecinos, todo lo contrario, ha sido objeto de ataques israelíes en más de una ocasión, y que nunca ha respondido a las flagrantes violaciones de soberanía por la aviación israelí.
¿De verdad señores nos quieren convencer que Obama debe intervenir para no tragar su orgullo, sin importarle el número de víctimas inocentes que puedan caer o el daño de la infraestructura de una nación como la siria? O ¿quizás al señor yanqui no le importe, siendo de sangre árabe o musulmana y en terreno ajeno al suyo?
No incurran ustedes igual que los defensores del ataque

Ginebra II está sobre la mesa, pero EE UU, Francia y Bretaña lo están obstaculizando, simplemente porque el régimen ha recuperado fuerza y presencia sobre el terreno y esto no interesa a la hora de negociación porque debilita a la, de por sí flaqueada, oposición.
Castigar al régimen sirio no se detendrá con darle una bofetada o una patada, las represalia no las podrá controlar ni los EE UU ni Israel, será la conflagración mundial del siglo. Muchos advierten de tomar las decisiones militares antes de agotar las políticas. Y si a occidente le preocupa el costo económico de ese castigo, que por cierto Arabia Saudi insinuó estar dispuesta a pagar la factura como lo hizo contra Irak, a muchos de nosotros no carga la conciencia el número de víctimas civiles que caerán como efectos colaterales, como saldrán a defenderse los geniales oficiales al mando

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s