¿Está fracasando Obama?

La administración de Washington está revelando su falta de credibilidad ante su propia población como ante el mundo entero, así mismo como la falta de convencimiento de los ciudadanos de la necesidad de castigar al régimen de Al Asad a pesar de su acelerada campaña de conseguir votos en el interior y aliados de fuera. Todas las alegaciones que han presentado sus dos personajes McCain y Kerry fueron inconvincentes, o sea  mienten. Así se lo hizo saber (a Kerry) el presidente ruso Putín.

Obama defiende que el uso de armas químicas (AQ)[1], aparte de violación de normas internacionales, algo sarcástico cuando parta del país que más violaciones hizo, es una amenaza a los intereses nacionales estadounidenses. Y lo aclara que amenaza a sus aliados en la región como Israel, Turquía y Jordania. En esto también miente Obama.

La seguridad de Israel sigue siendo el interés primordial al cual se refiere el señor Obama como nacional.

Se sabe ahora que Obama había informado a Netenyahu cuatros horas antes de anunciar su decisión de delegar al Congreso la orden de atacar a Siria. Aunque se sepa que a lo largo de su historia y de los 130 intervenciones militares estadounidenses, solo en 5 se consultó al congreso. ¿No quiere decir esto que Obama coordina ahora su estrategia con Israel, la limitación y la hora de cualquier acto bélico contra los enemigos de  EE UU y por consiguiente también de Israel? 

Se equivoca toda persona que crea que todo este desfile de fuerza militar de EE UU sea sólo para castigar al régimen sirio, como presunto responsable del uso de AQ[2], sino es expresamente para confirmar la seguridad de su aliado israelí. Mencionar a los dos países, Jordania y Turquía, es una mera excusa para enmascarar su descarado unilateralismo. Además es clara señal a Irán de su determinación para detener su programa nuclear. Ya que la posesión de armas nuclear por los países de la región neutraliza las futuras amenazas israelíes como pretende seguir siendo, y según el compromiso de Washington, la primera potencia militar regional. Así resulta que Israel es el tema central de los intereses nacionales de los inquilinos de la Casa Blanca y a cuya seguridad prestan una consideración muy particular. Así lo confirman las intervenciones norteamericanas en cada evento relacionado con los israelíes. Los Bush, padre y junior, destruyeron Irak para no darle la oportunidad de seguir como una potencia militar que domina la mayor reserva de recursos energéticos, y cómo no una potencial amenaza militar a Israel.

Y ahora Obama se prepara, o así lo aparenta, ya que si el congreso votase en contra de la implicación militar contra Siria, habrá demostrado que no habrá sido él, sino los representantes del pueblo quiénes no quieren más intervenciones militares. Y durante los últimos encuentros con los rusos en Petersburg se filtró que puede se alcance un acuerdo entre rusos y americanos, que obligaría al régimen sirio desprenderse de todo su arsenal químico, también como exigencia, bajo la supervisión de funcionarios de las NN UU, y suspender todo apoyo logístico a Hezbolla. ¿No fueron así los pasos seguidos para destruir a Irak?

En definitiva, ¿no es esto lo quiere Israel, que no consiguió durante su fracasada agresión a Líbano en 2006?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s