La Guerra entre EE UU y Rusia en el escenario sirio

Obama, el cowboy que falla y Netanyahu se esconde detrás de él.

La destrucción programada de Siria es el paso previo para la liquidación de los sueños palestinos, la “israelización” de toda Palestina.

Otra vez estamos viviendo el mismo escenario que precedió a la invasión de Irak desde 1991 hasta 2003, de la densa actividad política norteamericana y de ciertos gobiernos árabes, interesados únicamente en eternizar el status quo del deterioro social y nacional árabe y en adornar su despotismo con declaraciones que dan la bienvenida a la intervención en asuntos internos de los países árabes por el enemigo imperialista que anhela tiempos pasados de su era colonialista en la región. La inteligente de la tergiversación y manipulación de realidades aflora en la falsa democracia occidental, aplicada para sus ciudadanos únicamente y jamás dirigida para otros de los demás países, para acusar al régimen de Bashar Al Asad de crímenes de guerra cometidos contra sus propios ciudadanos, esa maquinaria mediática sabe de sobre pero se calla ante los hechos como quien vendió al régimen sirio todo tipo material prima para fabricar armas químicas entre 2004 y 2010 por compañías británicas y con el previo conocimiento y permiso de su gobierno, según “Mail On Sunday” del pasado día 7 de septiembre. Tampoco estamos aquí para recordar al estimado lector que fue el ministro de guerra británico, Winston Churchill, y no Saddam ni Bashar, quien justificó el uso de gas tóxico en Irak sobre el pueblo del Anbar en Irak. Tampoco lo es recordar que los EE UU fueron quienes usaron las ADM en sus agresiones contra Japón, Vietnam, Corea, Afganistán e Irak.

Nadie niega haberse sido usados armas químicas en Siria. Ya lo denunció hace más de cinco meses Carla del Ponte y acusó a los armado mercenarios haber usado el gas sarín.  (http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/middleeast/syria/10039672/UN-accuses-Syrian-rebels-of-chemical-weapons-use.html). Pero adelantar la acusación contra el régimen antes que los inspectores de la ONU lleguen a su conclusión, resulta ser una acusación muy seria y muy cuestionada. Mezclar el uso de armas químicas y afirmar en la misma frase los crímenes cometidos por el régimen contra los ciudadanos es una táctica, indecentemente, y muy manipuladora.

 

 Las pruebas presentadas por el jefe de la diplomacia McCain y el secretario general John Kerry de la administración de Casa Blanca, están basadas sobre informes de la Mosad israelí. El interés de dañar a la nación árabe en Siria es obvio. Tras una actividad militar ajetreada semana de la marina norteamericana y la francesa en el Mediterráneo, y el ataque inminente sin luz verde del Consejo de Seguridad, llegan las noticias del retroceso belicista dando lugar al triunfo diplomático pero con matices algo precipitadas. Las insolentes exigencias por boca de Kerry de la entrega en plazo de una semana de todo el arsenal químico sirio. ¡Jajaja! Pues así se revela el objetivo principal de toda esa arrogante y frenética convulsión norteamericana y que esconde todo occidente, principales encubridores de los crímenes de guerra y de lesa humanidad a manos de los sionistas contra los palestinos y demás países árabes y, prácticamente, desde antes de la anómala creación de su estado.

¿Cómo se explica tanta hipocresía y desfachatez de la comunidad internacional y de los EE UU en particular? ¿Cómo puede ser la masacre del pasado  21 de agosto contra niños sirios un peligro y una amenaza contra la seguridad nacional estadounidense y al mismo tiempo de la seguridad nacional de los aliados europeos y en la región? Y, por otro lado, ¿Cómo se explica este descarado silencio de todos  los jugadores de la diplomacia internacional frente a los crímenes contra el pueblo palestino cometidos durante más de 60 años a mano de la barbarie israelí? ¿Cómo se apoya a un estado que es el que más haya violado las leyes internacionales y todos, los defensores de la paz y de los derechos humanos, no vacilan para defenderlo cuando su seguridad nacional se ve amenazada? ¿Cómo puede atreverse el señor Obama en darnos lecciones de moral y de defensa de las normas internacionales siendo los anteriores inquilinos de la casa blanca quienes hayan dictaminado el uso de armas prohibidas en casi todos los rincones del mundo? El aliado israelí no ha reparado en violar esas normas en incontables ocasiones que hipócritamente defienden ahora el señor Obama y su séquito de la diplomacia enseñan a los niños norteamericanos las mentiras y que no sabe justificar su incumplimiento de las promesas brindadas como el cierre de Guantánamo, la creación del estado palestino, la reconciliación con el islam… y muchas más durante sus discursos en el Cairo e Estambul.

 

Lamentable resulta para muchos simpatizantes de la persona del otorgado premio Nobel de Paz  por su conducta al ceder, según muchos comentaristas regionales, ante las presiones de Arabia Saudí en la crisis de Siria, para romper la estrecha colaboración y alianza del régimen de los Ayatolás en pro de la resistencia y el rechazo de la política estadounidense, principal aliado de Israel al que inquieta mucho este acercamiento y para conservar su hegemonía militar para hacer progresar los planes sionistas y rematar los sueños del pueblo palestino. La familia real saudí ostenta y a través de su antiguo embajador en Washington, el emir Bandar ben Sultan, tomar el papel de manos de los qataríes de dirigir el complot para derrocar al régimen de Bashar. Esta familia manifestó financiar todas las futuras operaciones militares realizadas por el ejército estadounidense para este fin. Así lo hicieron durante la invasión contra Irak de cuyo régimen temieron mucho y lo implicaron en guerra de 8 años contra el país vecino Irán que hoy en día representa la mayor amenaza contra esa familia. Derrocar el régimen de Asad es la antesala para rematar el último aliento del nacionalismo árabe que quedaría en Egipto. Acabar el conflicto con los palestinos y usurpar lo que resta de sus tierras para conferir las a los inmigrantes judíos y, por consiguiente,  implantar el acuerdo Sykes Picot II y cumplir con los objetivos de la expedición napoleónica de 1798-1801 fracasada por su derrota en la ciudad de Acre en las costas palestina. Y más tarde el enfrentamiento y rechazo por la ciudad costera egipcia de Rashid contra la británica campaña de Friezer en 1807, y la revolución iraquí contra la ocupación británica en 1920,  son las ambiciones que no cesaron desde entonces de castigar la región con sus malévolas intrusiones.

 

Siria forma el eslabón más amenazante al estado israelí del llamado eje de la resistencia con los otros jugadores Irán y Hezbollah. Romper este eslabón facilitaría acabar con el resto. Esto es el primordial objetivo de los imperialistas norteamericanos y los que añoran a su pasado colonialista, Francia y Bretaña además de los entusiastas aliados en la región particularmente Arabia Saudi, Qatar, Turquía e Israel. Mantener la hegemonía militar israelí es, obviamente, su misión desde que crearon a este estado tan peculiar y ajeno a la región.

Siria aunque se le critica por ciertos árabes el no haber enfrentado a Israel desde hace casi cuarenta años, ha sabido siempre buscar a otros actores a los que apoyaron para enfrentarse y ganar al “invencible” ejército israelí. Israel fue expulsado en 2002 del sur del Líbano, y militarmente perdió la guerra con Hezbollah en 2006 y su población sintió la guerra en sus ciudades, y no como lo habían vivido hasta entonces en tierras de vecinos países árabes. en 2008-09 los Gazatíes demostraron una heroica lucha contra la invasión israelí gracias al apoyo por del “eje de rechazo” a Hamás que también en noviembre 2012, sus combatientes y de los demás facciones palestinas en Gaza obligaron de nuevo a Israel a solicitar el alto fuego.

El arsenal químico sirio es para neutralizar el arsenal israelí de armas de destrucción masiva (entre 200 y 400 cabezas nucleares, químico, fósforo blanco como de uranio fundido) proporcionados por los Estados Unidos.

Aunque se presiona Israel para no declarar nada y estar al margen del conflicto sirio, resulta que hace pocas horas había declarado que intervendría militarmente en Siria si la propuesta rusa no resulte seria y no se desmantele todo su arsenal químico. Esto hace sospechar que toda esta manifestación pre -bélica es a favor de Israel y es una clara señal para quienes pretenden amenazar su seguridad. Obama como

Aquí está el verdadero objetivo de toda esa demora en poner fin al conflicto. Ha llegado la hora después de la fabricación del uso de armas químicas, de proceder a los mismos pasos a los que recurrieron los responsables del crimen de la agresión contra Irak, acusar al régimen de la masacre y culparle si no por ser el responsable del uso de armas químicas por lo menos no poder controlar su almacenamiento. Curiosamente, hasta el momento los asignados inspectores de la ONU no han entregado su veredicto sobre su naturaleza y autoría, pero las acusaciones han señalado al régimen de ello.

Ahora que se han descubierto todos los papeles del juego, resulta obvio pensar que Siria es el escenario de la nueva guerra fría, entre jugadores de los cuales unos han perdido poder del que viene ostentando desde la Segunda Guerra Mundial, otros lo recuperan desde que lo perdieron al desmembrar la URSS y terceros que lo han ganado paso a paso más bien en el aspecto económico. El mundo no es el mismo que hace 22 años. Ya no se acepta la unipolaridad y el papel de gendarme estadounidense.

Para que haya paz en la región debe, ante todo, resolverse el tema palestino: levantar la ocupación; reconocer al estado palestino; indemnizar a los refugiados que no quieran volver a Palestina; eliminar todo el arsenal de armas de destrucción masiva en la región comenzando por el israelí; obligar y condenar a Israel cada vez viole las normas internacionales y lo más importante, respetar la soberanía de todos los países, incluido Irán. Pero lamentablemente la política es un juego sucio de los más poderosos y lo que predomina son los intereses de estos.

De momento el partido sigue en el tiempo reglamentario y los goles los marcarán Putín y Obama. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s