Doble rasero de las grandes potencias: tema centrales nucleares iraníes.

Doble rasero de las grandes potencias: tema centrales nucleares iraníes.

Se olvida la prensa y medios informáticos de occidente de recordarnos quién está realmente detrás de estas sanciones de “occidente” guiadas aparentemente por EE UU, y la insistencia de revelar el PROYECTO NUCLEAR IRANÍ con un objetivo final que es la adquisición de armas nucleares. Irán, aunque lo niega tiene el derecho de desarrollar su programa nuclear con fines pacíficos, nadie le quita este derecho.  Pero si algún día su ambición le impulse a progresar el proyecto hacia ese objetivo sería para contrarrestar al actual y existente arsenal israelí que cuenta con 200-400 cabezas nucleares, y que no permite ningún rival en la región para no desequilibrar su hegemonía de gendarme.

La guerra contra IRAK fue simplemente porque Saddam había desafiado esta prohibición y su ejército representaba una seria amenaza sobre la existencia de Israel. Manifestarlo y tan claramente como hizo Saddam es un asunto intolerable para Israel y para sus aliados en la Casa Blanca y dentro del congreso, presionados todos por los lobbies sionistas dentro del país.

ARABIA SAUDÍ quizá sea ese aliado más débil, por su sistema de gobierno de un clan familiar tan peculiar y la presión que ejerce sobre su población y la violación crónica de sus derechos civiles a las que occidente aleja la vista. Arabia conserva este apoyo por mantener sin alteración los precios y la producción de petróleo. Y también por ser el mayor comprador de armamento, claro está de procedencia occidental, para renovar su potencia militar contra un supuesto ataque iraní o ante la posible amenaza de desestabilización del régimen saudí por medio del sector chiita dentro su población. Este régimen sigue siendo vulnerable a pesar de todo este potencial porque en realidad está dando la espalda a la cuestión fundamental en la lucha contra el enemigo sionista, la causa palestina y el conflicto árabe-sionista. Cabe destacar el rechazo hace tres días del régimen de Rayad de ser miembro no permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas alegando la ineficiencia de este a lo largo de su existencia de 67 años, recordándonos del problema palestino sin resolver hasta el momento. No creo que esta postura alivie algo a este régimen del reproche global árabe por su política. Y para más desfachatez israelí, leemos ahora que Tel Aviv y Riad coinciden en su política contra los proyectos nucleares de Irán que se convierte en un enemigo común. Parece esto confirmar lo anterior que el enemigo de siempre de procedencia ajena a la zona, se convierte hoy día en un aliado contra una posible amenaza, aun no existente, del vecino histórico en la región. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s