¿Es Hollande merecedor de su cargo?

 

Francia de Hollande no reemplazará al Reino unido, fiel aliado de los EE UU aunque le diera la espalda durante el mal ensayado “limitado ataque” contra Siria. Tampoco lo hará la más que falsificada y artificial bienvenida de Netenyau y Peres al señor del Elisé a pesar de los esfuerzos de la dual sociedad, Fabius y Hollande. Recolocar a Francia al mismo nivel de cómo lo dejó De Gaulle es tarea de hombres que saben crear política propia y no se contentan de aliarse con falsas amistades como la israelí que imponen actualmente  las cambiable circunstancias de los acontecimientos en los países árabes. Hollande aspira a jugar un papel en las negociaciones nucleares de Irán así como en Siria, no parece que lo consiga a pesar del título del “amigo más cercano” de Israel otorgado por Peres y Netenyahu durante su última visita a Tel Aviv hace pocos días y, de su intento de codearse con el inquilino de la Casa Blanca. Tanto Netenyahu como Hollande buscan el hueco de donde harían saber a EE UU que pueden influir en los principales temas: la guerra en Siria y los centrales nucleares iraníes. Este juego queda entre Rusia y EE UU, cuyos intereses son los que imperan a nivel mundial. Los de los demás se quedan en segundo lugar. De modo que estamos ante un ensayo galo de mala ejecución.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Es Hollande merecedor de su cargo?

  1. Francia de Hollande no reemplazará al Reino unido, fiel aliado de los EE UU aunque le diera la espalda durante el mal ensayado “limitado ataque” contra Siria. Tampoco lo hará la más que falsificada y artificial bienvenida de Netenyau y Peres al señor del Elisé a pesar de los esfuerzos de la dual sociedad, Fabius y Hollande. Recolocar a Francia al mismo nivel de cómo lo dejó De Gaulle es tarea de hombres que saben crear política propia y no se contentan de aliarse con falsas amistades como la israelí que imponen actualmente las cambiable circunstancias de los acontecimientos en los países árabes. Hollande aspira a jugar un papel en las negociaciones nucleares de Irán así como en Siria, no parece que lo consiga a pesar del título del “amigo más cercano” de Israel otorgado por Peres y Netenyahu durante su última visita a Tel Aviv hace pocos días y, de su intento de codearse con el inquilino de la Casa Blanca. Tanto Netenyahu como Hollande buscan el hueco de donde harían saber a EE UU que pueden influir en los principales temas: la guerra en Siria y los centrales nucleares iraníes. Este juego queda entre Rusia y EE UU, cuyos intereses son los que imperan a nivel mundial. Los de los demás se quedan en segundo lugar. De modo que estamos ante un ensayo galo de mala ejecución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s