El septuagésimo aniversario del desembarco de Normandía

El septuagésimo aniversario del desembarco de Normandía

 

Siempre ha sido el poder detrás de todas las guerras en el mundo. La I GM fue para asegurar la supervivencia de los imperios de siglos atrás y poder abastecer sus grandes manufactorías de materia prima. La mecha enciendo tras el asesinato del príncipe austriaco en Sarajevo. Perdió Alemania pero más tarde no aceptó el Dictat  impuesto por los ganadores de esa guerra. Surgió el comunismo y más tarde el nacionalsocialismo que con el ascenso de Hitler recibió grandes ayudas financieras de occidente, los antiguos adversarios, para fortalecer su industria militar. El interés evidente de los norteamericanos era, claramente, en primer lugar, que alguien, por ejemplo los alemanes, acabaran con el comunismo en la URSS y la revolución Bolchevique, y por eso los grandes hombres de negocios norteamericanos fueron los principales inversores en la Alemania nazi; en segundo lugar, en el marco del conflicto interimperialista que se estaba desarrollando, el objetivo era imponer la dictadura económica e ideológica de Washington en toda Europa En la segunda contienda el 80% del esfuerzo nazi fue dirigido contra la Unión Soviética. Fue la batalle de Stalingrado la que convirtió el destino de la guerra. Entonces la guerra empezó a ganarse realmente a favor de los aliados. El desembarco de Normandía fue accedido porque occidente temió la total conquista del Ejército Rojo después de haber tardado occidente dos años esperando la aniquilación de este ejército para golpear posteriormente a Hitler, ya debilitado. El magnate norteamericano Henry Ford había afirmado tras el inicio de la confrontación nazi con los soviéticos que “Ni los Aliados ni el Eje deberían ganar la guerra. EE.UU. debe proporcionar los medios para que ambas partes sigan luchando hasta que ambos colapsen”.  Afirmaciones semejantes fueron hechas por el presidente Truman. Se conoce que Stalin solicitó más de una vez  que se atacara a Hitler por el oeste para obligarle a reducir sus más de doscientas divisiones del ejército en el frente oriental, solo otras 60 de los nazis estuvieron el otro frente.  Pero el juego sucio de los estadounidenses tuvo que parar cuando comenzó el imparable avance del Ejército Rojo hacia Berlín. De las bajas aliadas 65% fueron rusas, 23% chinas, 3% yugoslavas, 2% fueron norteamericanas y otros 2% inglesas, 1% para cada de Francia y Polonia, y el restante 3% entre demás aliados.

¿Fueron los EE UU y el Reino Unido obligados obligado abrir el segundo frente después de años de rechazo a hacerlo, cuando temieron sus intereses y planes capitalistas se veían amenazados?   Resulta que los mismos que provocaron la guerra son quienes quieren hacernos creer como los salvadores y liberadores de Europa de las garras del fascismo que ellos mismos engordaron. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s