¡Recuperación del califato perdido!

El autoproclamado califa del Estado Islámico con el nuevo nombre más ajustado a sus pretensiones, (antes Estado Islámico de Irak y Siria, ISIS), Abú Bakr al Baghdadi, ha realizado su primera aparición pública durante las oraciones del pasado día 4 en la Gran Mezquita de la ciudad iraquí de Mosul según un vídeo colgado en Internet en el que aparece el propio Al Baghdadi subido a un púlpito. Igualmente y en fechas anteriores y próximas a esa aparición vimos en la prensa mundial el gran mapa del dominio sobre estados islámicos del nuevo califato.
En efecto toda esa escenificación del nuevo califato no es ningún disparate, por lo menos para muchos de millones de seguidores. Es el golpe de estado contra los reyes, presidentes y gobiernos nacidos después de anulación del califato en el 3 de marzo de 1924. ¿Fue ésta una conspiración de los gobiernos de los grandes (Rusia, Francia y Gran Bretaña), de entonces por lo que pudiera representar de un califato extenso, rico en recursos y numeroso de población, un solo califato islámico sin divisiones de etnias ni razas, y en busca del beneplácito occidental? O ¿Fue un plan premeditado del padre de la nueva república, laica y democrática, como una conspiración?
No importa si durará o no este nuevo califato por la incoherencia e incompatibilidad de sus pretensiones con el actual pensamiento de la humanidad, sigue siendo una manifestación de reivindicación que la hicieron en su momento otros como el Sherif Hussein, el rey Farouk e incluso el rey afgano.
Primera contradicción es el alejamiento de Turquía de los planes del auto declarado nuevo califa. Segunda, es la paradoja en la que los EE UU ejercen su política, consideran a estos radicales pretendientes del nuevo califato como la oposición en Siria pero como los terroristas en Irak. ¿Será porque al declarar el Baghdadi la guerra contra el aliado de americanos e iraníes, el señor Maliki? Sea lo que sea la fuerza y seguidores del Baghdadi, lo cierto está llevando la destrucción de la región en bandeja a los futuros aliados (EE UU, Irán a los que se unirá pronto Israel), que aunque en la apariencia simulan ser enemigos y llegan a llamar al adversario con el gran demonio, se acordarán en repartirse los roles que deben ejercer en lo que les corresponde realizar sobre un mundo árabe jamás debilitado como ahora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s