La Guerra en Siria; el giro que adquiere la lucha contra ISIS

La guerra de Siria; El giro significativo que adquiere el ejército árabe de Siria contra el EI.

No sabemos si el giro que está sucediendo en la guerra en Siria es un indicio de la victoria de Assad o de la derrota militar de Estados Unidos en la región, que si no fuera por la seguridad de Israel, objetivo primordial de occidente, y lo que presiona este sobre sus aliados y los aliados de sus aliados, que por obligación han de ser los suyos, el escenario bélico en Siria habría llegado a su fin hace tiempo y ahorrado miles de muertes. Son las manos del exterior, en particular Israel por obvias razones de ser una entidad usurpadora, agresora y protegida por los EE UU, Turquía que añora la gloria de su pasado del imperio y Arabia Saudí por razones personales entre la familia real y Bashar al Assad.

La población en toda la región está harta de la encubierta ayuda norteamericana al EI. Aunque parezca extraño, pero claro que sí que hay pruebas que confirma esta hipótesis. Hartos de la indecisión de la administración de Washington de tener objetivos claros y determinantes para acabar con la presencia de 20.000 yihadistas en su mayoría extranjeros, que recibieron toda facilidad para infiltrarse primero en Iraq y luego en Siria y que están violando toda ley del hombre, destruyendo ciudades y desplazando a  sus poblaciones y arrasando lugares históricos bajo la indiferente mirada de aquellos que quieren convencernos de luchar contra ellos. Percibimos la vacilación en dar los efectivos golpes para exterminar a estos yihadistas. Tampoco la seriedad en ofrecer la ayuda a los aliados sobre el terreno y aplicar los planes de contingencia para rescatar a tripulación abatida y en ese caso al piloto jordano derribado  que hasta el momento no se supo la causa exacta de su fatal destino. Hay rumores que afirman que fuera abatido por fuego amigo y cuya rápida ejecución fue premeditada para calentar los ánimos de los jordanos que buena parte de su población se opuso a la asociación con la coalición de Obama contra el EI.

Obama no toma las riendas por su incapacidad de convencer a los congresistas, que no se esconden de manifestar su mayor apoyo al primer ministro israelí que a su presidente, o por temor a sacrificar a sus soldados otra vez en el fango de Oriente Próximo. Tampoco cambia la estrategia y permite a sus aliados regionales prender su lucha por separado, porque aun EE UU sueña en tener su parte de influencia sobre el reparto de la riqueza de recursos naturales y tener una fuerte presencia en una zona geoestratégica de gran importancia en la guerra fría que no parece acabar que son, al fin y al cabo, los intereses que defiende Washington como nacionales. Sin olvidar otro interés irrenunciable -la seguridad del artificial estado e incongruente sociedad creada por meros intereses imperialistas, y ajena en cultura y raza al resto de países árabes y no árabes en la región.

Ahora y tras la deleznable ejecución del piloto jordano oímos voces que azuzar al ejército de este país a entrar en lucha sin cuartel con el EI. Es el compromiso de su monarca que juega su futuro si no llega a cumplirlo.

En Iraq, en vez de crear un ejército con ideología nacionalista, Washington ayudó a crear “semi ejército” sectario que sirvió de nada su enorme arsenal y entrenamiento de sus oficiales a mano de soldados norteamericanos.

En Siria, los EE UU han torpedeado las negociaciones con la oposición porque quería y aspiraba a prolongar esta cruel guerra para derrocar al régimen y dividir a Siria, un bastión determinante en toda negociación de paz con los sionistas.

En el Líbano, no hay una estabilidad ni un acuerdo para formar gobierno prácticamente desde que en 2006 la milicia de Hezbolla, mejor aliado de Assad que anuló la reputación del ejército inconvencible israelí, y por supuesto, no se le ha perdonado su intrepidez y ahora es todo el Líbano quien paga por ello.

Los demás países, Arabia Saudí, Turquía, Qatar y los Emiratos actúan según la agenda de Obama, exportar yihadistas, facilitar su traslado a Siria, entrenarlos y financiar su arsenal. Egipto, aún no ha podido salir de la secuela de la contrarrevolución bien orquestada por EE UU y el Reino Unido, y ahora lucha contra extremistas en el Sinaí que reciben toda ayuda logística nada menos que de los EE UU.  Curiosa o incomprensible guerra, ¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s