Un fallo mal calculado brinda un golpe de suerte al contrario.

Las mentiras no tienen escapada detrás  de las verdades, hoy con lo que disponemos de tecnología todo puede ser revelado en poco tiempo aportando fehacientes pruebas. Así que el derribo del bombardeo ruso que sobrevolaba menos de 17 segundos el territorio turco, sin presentar ninguna amenaza, habrá sido perseguido por los F16 turcos que también pudieran haber  violado territorio sirio en su persecución en tan corto tiempo y en una zona turca estrecha que penetra en territorio sirio. Turquía iba bien en su plan atacando al PKK, que busca formar un estado independiente tanto en Siria como en la misma Turquía, y apoyó a la milicia de Al Nusra en el noroeste de Allepo al interceptar y bloquear las telecomunicaciones del ejército sirio.

El bombardero ruso había vuelta de una misión contra caravanas turcas que transportaban petróleo controlado por Daesh. ¿Ha sido el derribo un acto de represalia para vengar la destrucción de la caravana? Turquía es bien conocido como un aliado de la oposición siria desde el primer día y de Daesh tras su pronta y sorprendente aparición, como lo demuestran los acontecimientos durante casi cinco años del conflicto sirio. Erdogán ha expresado sin tapujos su clara intención de derrocar al régimen de Assad. La participación rusa ha diluido este sueño. Entonces resulta fácil aceptar que Erdogán pretendiese involucrar a sus aliados en la OTAN. Sin embargo estos le dieron la espalda y solo demostraron solidaridad verbal sin más. Mientras el gran aliado estadounidense entendía su razón de defenderse, sin reprocharle su desmedida reacción, al menos públicamente,  la cual ha rebotado negativamente contra él mismo en materia política y en gran medida, en la económica contra su país.  Es verdad que las normas internacionales justifican el derecho de defenderse, pero en este caso Turquía es quien apoya al terrorismo en Siria. Esta postura estadounidense es bien conocida que se repitió cuando apoya siempre a la entidad sionista de Israel su derecho de defenderse en la ocupación de tierras palestinas.

La consecuencia es un inesperado giro del conflicto, que representa contratiempo tanto político como económico para Erdogán, quien no puede esconder su connivencia con el terrorismo, mientras para Putin le brinda la excusa de instalar sin vacilación su  base de misiles, la más moderna y sofisticada fuera de su Rusia. El Assad es más fuerte con menos amenazas hacia su régimen gracias a un fallo no calculado de un enemigo no declarado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s