Una escalada más de guerra fría

Más escalada hacia la guerra fría entre la familia real saudí y el gobierno de Teherán

H

asta hace pocos días se vislumbraba un cierto optimismo para reunir a los “contendientes” de los llamados “la oposición moderada” contra el régimen sirio con este, aunque las distintas facciones de los armados que cuentan en decenas, no tenían un consenso sobre quien representa a quien o quienes deben de acudir. De estas se han exceptuando como es obvio a DAESH y a Al Nusra.

 

Sin embargo las presiones de Riad y las declaraciones, con reservas, de los responsables estadounidenses a favor de la reunión de más de una treintena de delegaciones -de hecho no son más que unas figuras títeres a la mercede de aquellos quienes soportan sus traslados y estancias en hoteles, gracias al interés de mantenerlos como parte de la “oposición moderada”-  dieron al mundo señales positivas para hacernos esperar un alivio de las hostilidades gracias a un posible acuerdo del cese el fuego como primer paso antes de entrar en las negociaciones sobre el futuro del régimen. Por otro lado, el cambio notable de la política de Washington hacia el régimen y el destino del presidente Al Asad dejaron un marcado giro de su exigencia hasta el momento que con cedía con las declaraciones del ministro de exteriores saudí, Adel Al Jubair, de que el presidente Al Asad forma parte del problema y no de la solución y de ahí que debe de marcharse. Con ello Arabia Saudí por un lado y Turquía por el otro, gracias al deterioro de las relaciones con Rusia tras el derribo de su caza bombardero, vieron esfumados sus esfuerzos de años atrás en apoyar y financiar a los grupos armados, Yaish Al Sham, Ahrar Al Sham, Yaish al Fateh…etc. es bien evidente que la intervención principalmente de la aviación rusa ha hecho unos estragos cuantiosos en la oposición armada, entre destrucción de arsenales, las caravanas de cisternas que transportaban el petróleo a Turquía, la eliminación de un número considerable de sus líderes -también por medio de la aviación siria- entre otros efectivos ataques del ejército árabe sirio que ha hecho retroceder a los armados en más de un lugar, todo esto explica la incertidumbre del gobierno saudí en su intento de revolver las cosas recurriendo a la ejecución de 47 reos encabezados por el líder chií Nimr el primer día del año nuevo. Por supuesto estas ejecuciones están calentando el clima y perfilando una nueva guerra fría, con más coaliciones también de carácter suní, entre la familia real saudí y los ayatolas de Teherán.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s