Derrota próximo del terrorismo en el Mundo Árabe II/II

Israel, por su parte en nada trabaja para terminar con el yihadismo mientras golpea fuera de su ámbito territorial. Considerado como el principal enemigo de los árabes desde su creación en 1948 y aunque la prensa mundial y ciertos medios informáticos árabes pretendan desviar la atención hacia el yihadismo e incluso hacia Irán, Israel sigue siendo la mayor preocupación de la inestabilidad regional. Todo lo contrario, le interesa prolongar la vida de DAESH siempre y mientras dure la destrucción de los dos países árabes que más amenazaban su seguridad; Irak y Siria -mientras el tercero, el egipcio, alejado y forzado a no ejercer su rol de liderazgo desde la firma del tratado de Camp David en tiempo del presidente Carter entre Sadat y Menahim Begin- Egipto tiene una historia especial. Ha recibido más de una visita de norteamericanos y británico justo al inicio de la primavera árabe que condujo a la caída del régimen de Mubarak que duró 33 años culminados con relaciones más que satisfactoria para la entidad sionista. Estas visitas tenían una única misión: hacerle llegar a los que tomarían el mando alguna otra advertencia con el fin de mantener sus tratados con esta entidad para evitar daños mayores a manos de células terroristas latentes actuando por remote control. Hemos visto actos terroristas de estas pertenecientes al partido de la hermandad musulmana durante el “golpe de estado militar” que derrocó al presidente Morsi. Ahora están activas en el Sinaí para causar la distracción del ejército egipcio y en cierto modo lo están consiguiendo.

Por otro lado, el “democrático” Israel y a través de su gobierno actual de extrema derecha, aprovecha el caos reinante en el mundo árabe usurpando territorios de los palestinos, destruyendo sus casas, violando insolentemente toda norma internacional, soñando en expulsar y si pudiese haría desaparecer, a todos los palestinos del mapa mundial y todo ello a ojos del mundo democrático occidental y defensor de los derechos humanos, que los cierra ante la ocupación sionista más larga y racista de Palestina. Israel solo cambiará su política actual cuando comience a sufrir daños tal como lo presagia la última amenaza pronunciada por el Bagdadi, el cabecilla de DAESH. Prueba de ello fue el atentado, si se llega a confirmarse su autoría, del bar en Tel Aviv hace dos días. En física aprendimos que toda acción tiene su correspondiente reacción. Israel no puede continuar las ejecuciones de los palestinos en plena calle, y a todos aquellos que protagonizan la Intifada de los cuchillos desde hace tres meses. Muchos de las víctimas son ejecutados ipso facto solo con la sospecha de que pretendían, según versión israelí, apuñalar a soldados. Es verdad que han muertos dos docenas de israelíes y tres extranjeros, pero también los muertos palestinos ascienden a más de 150 personas. Estos jóvenes son perseguidos, sus familiares arrestados y sus casas destruidas como castigo. En ninguna parte del mundo se contemplan tales leyes, pero en Israel es entendible y, más bien defendible por occidente y EE UU particularmente. Sepa el mundo entero y los sionistas que el último día de la ocupación será el primero de la paz.  ¿Qué se espera de la desesperación de un pueblo entero sino recurrir a tales ataques suicidas. Hasta el momento usan los cuchillos o las tijeras pero pronto veremos armas de fuego en poder de algún otro yihadista retornado o de otro desesperado de entre los jóvenes que han perdido todo y no les importa pedir la shahada (martirio) matando a sionista o morirse en el intento. Solo entonces veremos a Israel reaccionar pero será el escenario distinto. Hay quien augura el fin del terrorismo en el mundo árabe a lo largo del año nuevo. Quizás sea factible si se ponen de acuerdo, no estos tres países con Irán incluido, sino los grandes jugadores, Rusia y EE UU en primer lugar. Es verdad que los nuevos ascendentes al juego geopolítico regional aspiran a fortalecer su posición, pero siempre quedan los grandes que quieren ver sus intereses asegurados. ¿Veremos prolongarse más el caos general en el mundo árabe que al final conducirá a un nuevo plan de Sykes Picot justo 100 años desde la conspiración que tomó como pretexto al imperio otomano y ahora como pretexto actual que pretende convencernos de Irán como el enemigo? No esperaremos mucho para averiguarlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s